EJEMPLO DE PRANAYAMA NAADI SUDDHI

la respiración alterna

Esta práctica es un gran relajante natural, que nos permite concentrarnos en la respiración y funciona en cualquier parte y a cualquier hora, siempre y cuando no se tenga la nariz tapada. Es aconsejable hacerlo en la cama antes de dormir, como ayuda en los trastornos del sueño o también si sufres insomnio.

 

  • Siéntate en una silla con los pies tocando el suelo, la espalda y la cabeza rectas.
  • Cierra los ojos y enfoca tu atención en la respiración.
  • Forma un puño con la mano derecha y extiende el pulgar, el meñique y el anular. Esto es un sello energético y se llama Vishnu Mudra.
  • Cierra el orificio nasal derecho con el pulgar y espira suavemente por el izquierdo.
  • Inspira por el orificio nasal izquierdo.
  • Cierra el orificio nasal izquierdo con el anular y abre al mismo tiempo el derecho separando el pulgar.
  • Espira lenta y silenciosamente todo el aire por el orificio nasal derecho.
  • Inspira de la misma manera por el orificio derecho. Cierra el orificio derecho con el pulgar y abre el izquierdo.
  • Espira por el orificio nasal izquierdo.

 

Repite al menos cinco ciclos completos intentando igualar la duración de inspiración y espiración. Poco a poco intenta alargar la espiración hasta que sea el doble de tiempo de la inspiración. Recuerda que siempre debes respirar sin esfuerzo a un ritmo confortable.

 

Al inspirar llena los pulmones y siente como la energía vital fluye por todo el cuerpo renovándote. Al espirar vacía los pulmones y deja que las toxinas salgan del cuerpo con la respiración.

 

Después de unos minutos ya notas los beneficios: te sientes cada vez más tranquilo, purificando todo el sistema nervioso. Termina la práctica  espirando por el orificio nasal derecho, coloca las manos sobre las rodillas y vuelve a respirar normalmente. Date cuenta de la tranquilidad y serenidad que sientes.

 

Prana es la energía cósmica universal que se manifiesta en cada uno de nosotros en forma de energía pránica. El aire que respiramos contiene un elemento no químico, una energía sutil llamado prana, que es la base de nuestra vida: es el combustible de nuestra actividad vital. Las prácticas respiratorias elevan el nivel energético en todos los sistemas del cuerpo, ayudándonos a sanar, a tranquilizar y despejar la mente. Tienen entonces beneficios físicos y mentales.

 

Muchas enfermedades crónicas se deben a perturbaciones en la repartición del prana por el cuerpo. Gracias al pranayama, centrado en técnicas precisas de control de la respiración, se puede dirigir la energía vital al lugar del cuerpo que más lo necesita, disolviendo tensiones y bloqueos emocionales. Son prácticas sutiles, pero muy poderosas, que se tienen que aplicar a un paso muy prudente.

Sigrid Wittrock

Vilafranca del Penedés

Vilanova i la Geltrú 

Gran de Gràcia - Barcelona

Tel: 647-06-88-03

sigridwittrock@yahoo.es